Mujer de Estilo Creativo
24 junio, 2020

El hombre del maletín verde

La atención en los pequeños detalles que estructuran nuestra imagen profesional, hablan más de nuestro interés por la coherencia de proyectar el mensaje correcto , que la misma asertividad en la elección de las prendas.

Ya hace algunos días mientras aparcaba mi automóvil, pude observar a un hombre de aproximadamente 34 años de edad, de contextura gruesa y estatura promedio (170 cm) ejerciendo su labor, la cual constaba de hacer la entrega del recibo de uno de los servicios públicos puerta a puerta. En ese momento me enfoqué en sus movimientos, lenguaje no verbal y no pude pasar por desapercibido su apariencia física.

Él, portaba el código de vestuario de la empresa el cual constaba de una camisa manga larga en color azul cielo, la cual tenia estampada el logo de la empresa sobre la zona de su corazón y también en su espalda, adicionalmente por debajo de esta tenía una camisilla estampada, en la parte inferior lucia un pantalón camuflado en color azul  oscuro con pasadores y botas de seguridad negras y como accesorio llevaba en su espalda un maletín en color verde con gris que fue el que llamo mi atención y no precisamente por el color, su vello facial estaba al día y el largo de su cabello indicaba que era hora de cortarlo. Inmediatamente después de observar todo esto me surgieron varias preguntas:  

1. ¿Cuál sería la disposición de este hombre para realizar su trabajo si se ocupara de pequeños detalles como: abrochar o doblar el puño de la manga, lucir la camisa por dentro acompañada de una camisilla en color sólido, portar la  correa, limpiar o lustrar sus zapatos y lavar su maletín?

2. ¿Estará realmente a gusto con el trabajo que realiza?

3. ¿Cómo se sentirá cuando porta su uniforme?.

Claramente solo pude hacerme las preguntas sin saber lo que realmente el sentía, pero a través de la comunicación de su imagen profesional y lo sucio que estaba su maletín llegue a dos conclusiones, la primera es que está a gusto con su trabajo, pero no es consciente de la coherencia de su proyección y la segunda es que definitivamente se siente inconforme con lo que está realizando y no le importa como luzca.

De seguro el tendrá muchos otros motivos que lo llevan a esto, pero más allá de formular hipótesis, hoy quiero con este texto recordarles la conexión que tiene nuestra imagen con nuestro estado de ánimo, el impacto de la proyección coherente entre lo que pensamos, sentimos y comunicamos.

La imagen no solo es el conjunto de prendas que reposan en el guardarropa y lucimos en nuestro cuerpo, es una herramienta increíble que nos permite apalancar nuestros objetivos profesionales, porque si somos abogados, ingenieros, artistas, administradores etc. y nos queremos sentir como los profesionales que somos, debemos lucir y comunicarlo de esa manera.

Debemos recordar que desde la orilla donde nos encontremos ya sea desde la dependencia, el emprendimiento, la creación de empresa, siempre debemos esforzarnos por comunicar COHERENCIA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *